Tarjetas de débito y tarjetas de crédito, cual te conviene más

y en qué caso debes usar cada una.

Durante las últimas dos décadas usar medios electrónicos ha sido la forma de pago predilecta por los consumidores mexicanos. En los grandes almacenes, tiendas departamentales, restaurantes y hoteles, actualmente es inusual observar algún cliente firmando un cheque. De igual manera, debido a lo inconveniente de portar grandes cantidades de efectivo pocas compras se pagan contando billetes. Aunque el crédito personal online este en auge, a veces es necesario transferir ese dinero que hemos solicitado a un plástico, las tarjetas de débito y las tarjetas de crédito son las formas de pago más empleadas no solo en México sino a nivel mundial. Para ayudarte a elegir cuando el cajero te pregunta si pagaras con crédito o débito, este artículo te indicará cuál te conviene en cada situación.

¿Cuándo elegir pagar con tarjeta de débito?

Los asesores financieros siempre recomiendan usar la tarjeta de débito para cancelar las compras pequeñas. La tarjeta de débito es una extensión de tu cuenta bancaria y solo emplea los fondos disponibles en el momento. Cada vez que empleas débito es similar a pagar con efectivo. Durante la semana siempre tenemos ciertos gastos recurrentes que debemos realizar, pagos en tiendas de abarrotes, transporte, etc. Estos pagos que deben de estar incluidos en tu presupuesto mensual, deben de ser cargados a tu tarjeta de débito. No es conveniente acumular deudas por gastos que se deben poder cubrir con tu sueldo.

En qué casos debes usar tu tarjeta de débito

  • Compras pequeñas.
  • Gastos de transporte y pasajes.
  • Víveres, artículos de higiene personal y farmacias.
  • Comida rápida y restaurantes en los cuales el pago es procesado delante de ti y siempre mantienes la tarjeta a la vista.
  • Tiendas de descuento o tiendas de productos económicos.

Cuando no deberías usar tu tarjeta de débito.

La mayor razón para evitar usar tu tarjeta de débito es un riesgo de seguridad. Existen ciertas áreas que son aprovechadas por delincuentes financieros para poder acceder a tu información bancaria. Nunca debes usarla cuando el pago es procesado en un lugar remoto y la tarjeta no está a tu vista. Además los siguientes lugares deben evitarse.

  • Gasolineras o Estaciones de servicio o combustible. Los surtidores de gasolina son un blanco frecuente de los delincuentes quienes cometen “skimming”. El skimming consiste en colocar un dispositivo en el lector de tarjetas que graba y almacena toda la información suministrada. El dispositivo llamado skimmer copia la banda magnética y registra el pin de seguridad. Posteriormente los delincuentes pueden duplicar las tarjetas procesadas y acceder a tus cuentas.
  • Compras en línea en portales no seguros. La información suministrada puede ser robada por los piratas informáticos. Por consiguiente, dependiendo de tu banco tu dinero puede estar comprometido.
  • Establecimientos que requieren un depósito tales como hoteles y rentas de coches. Ya que el depósito requerido puede ser cargado a tu cuenta y disminuir sustancialmente los fondos de tus cuenta.

Cuando elegir pagar con tarjeta de crédito

Siempre que se realice una compra grande es conveniente usar la tarjeta de crédito como forma de pago. Además de ofrecer la posibilidad de financiamiento, estas traen beneficios extras para incentivar su uso tales como: Seguro de compras protegidas que asegura la mercancía contra robos y hurtos, garantía de precio, en el caso de encontrar el mismo producto más barato la tarjeta puede reembolsar la diferencia y garantías extendidas que duplican o mejoran la cobertura del fabricante o que la tienda otorga al comprador de las mercancía.

En qué casos debes usar tu tarjeta de crédito:

  • Compras grandes sin importar que tengas el dinero total del valor del producto, es conveniente pagar las compras grandes con la tarjeta de crédito para disfrutar de las ventajas de garantías extendidas, protección de precios, etc.
  • Pasajes aéreos y viajes. Algunas tarjetas de crédito ofrecen seguro de viaje y contra accidentes o emergencias médicas. El transporte desde tu casa hasta el aeropuerto ida y vuelta puede estar incluido sin costo adicional. Respaldo en caso de presentar problemas con la preservación y acceso a salas de espera VIP. Todos estos beneficios son complementarios no cuestan un peso más.
  • Hoteles y renta de coches. pagar usando las tarjetas de crédito puede obsequiarte una mejor categoría de habitación al mismo precio de la económica. Es más fácil cubrir el depósito para gastos de servicio de habitación y las instalaciones del hotel.
  • Bares y restaurantes, debido a que los pagos suelen ser procesados lejos de tu vista esta brinda mayor seguridad.
  • Compras online, ya que la industria bancaria ofrece mayor seguridad y menor riesgo de tener que pagar por cargos realizados de manera fraudulenta.

Cuando no deberías usar tu tarjeta de crédito.

  • Compras en tiendas de descuento. Tus hábitos de compras y los lugares en que adquieres los bienes y servicios son evaluados para tu perfil. Emplear crédito en sitios económicos puede disminuir o afectar negativamente tu perfil de tarjetahabiente.