Los préstamos B2B

En la actualidad, no basta con ser creativo y tener una buena idea para que el éxito de nuestro negocio esté garantizado. Además, se necesitan otros factores, como elegir el momento y el lugar adecuado, pero sobre todo el tener una financiación suficiente para poder llevarlo a cabo. Y ahí es donde empiezan a surgir los problemas. Existen muchas formas de financiamiento para personas, es sencillo obtener un préstamo rápido o un crédito, a nivel personal, pero las alternativas se reducen a la hora de encontrar financiación para empresas. Es la opción más habitual, y es lo que se denomina B2C, o business-to-customers(empresas a clientes). Es por ello por lo que están entrando en escena nuevos organismos, que están especializándose en este sector, tratando de dar cobertura a un espacio en el que es de vital importancia la financiación para desarrollarse. Un claro ejemplo es la firma Konfío, que se autopresenta como el mejor aliado de las Pymes mexicanas, presentando créditos accesibles y de acceso ágil, para que de este modo las empresas puedan crecer y aumentar su capital. Según un estudio de Medici, expertos en fintech, los prestamistas B2B están creciendo en popularidad de forma exponencial, siendo la segunda opción de financiación más popular, solo por detrás de los prestamistas tradicionales. Pero, ¿están las opciones de financiación adaptándose a las necesidades actuales?

¿Qué es el b2b?

Antes de entrar detalladamente en los préstamos b2b, puede ser interesante explicar brevemente a qué se refiere dicho término. Proviene del inglés, y es el acrónimo de business-to-business, refiriéndose a las transacciones de negocio a negocio, es decir, a las empresas que dedican su actividad a vender a otras empresas. Es el caso de empresas que, para poder acceder a sus productos, requieren un registro y una identificación que acredite que eres una persona moral o profesional bajo otro régimen.

Bancos tradicionales VS prestamistas b2b

Existen dos vías principales de financiación b2b, a las cuáles, la mayoría de las Pymes deben acudir en algún momento de sus vidas. Por un lado, están las entidades bancarias tradicionales y por el otro, organismos como Konfío, que se han sabido adaptar a las necesidades de muchas empresas, y utilizan las nuevas tecnologías para mejorar la experiencia del cliente. Analicemos un poco más detalladamente estas características:

  • Tiempo de concesión del crédito. Esta diferenciación es fundamental en situaciones donde la financiación se necesita de forma urgente. Mientras la banca tradicional puede necesitar para aprobar un préstamo entre 2 y 4 semanas, empresas como Konfío, consiguen una respuesta a tu solicitud en tan solo 10 minutos. Gracias a tecnologías de última generación, y softwares desarrollados específicamente para la esto, reducen los tiempos en la validación y análisis de riesgos al mínimo. Si se necesita dinero rápido para efectuar algún pago, definitivamente la rapidez de estas empresas es un punto a su favor.
  • Disponibilidad. Las oficinas convencionales, como su propio nombre sugiere, están sujetas a espacios reales y con ubicaciones físicas, y por lo tanto, están determinando un lugar donde se tiene que solicitar dicho crédito, y unos horarios en los que la propia empresa puede otorgar una atención al cliente. En cambio, las empresas modernas, utilizando internet, pueden ofrecer el servicio en cualquier lugar en el que dispongas de una conexión a la red, y tu Smartphone o computadora. Además de evitar desplazamientos y posibles colas, ofrecen su servicio automatizado durante las 24 horas del día, así que también será posible que tú solicites el crédito en el momento que sea más conveniente para ti, sin tener que estar determinado por los horarios de las oficinas, y tener que ausentarte de tu propio trabajo para ello en caso de que los horarios coincidieran.
  • Garantías de pago. Es bien sabido por todos, que este trámite es uno de los más complejos de superar con las entidades convencionales. Es habitual que la banca nos exija presentar garantías y avales para la concesión del préstamo, y esto además de hacer el proceso más lento nos puede poner en una situación comprometida si la inversión no va por el buen camino que deseamos. En la otra parte, tenemos las empresas modernas, que conocedoras de esa situación, pueden ofrecer los préstamos sin garantías ni avales, haciendo esta alternativa mucho más atractiva.
  • Depósito del importe. Esta diferencia, quizás es la menos significativa entre ambas opciones, aunque también se inclina la balanza del lado de las opciones más modernas. Si bien, las bancas tradicionales obviamente solo permiten realizar la devolución en las cuentas del mismo banco, estas nuevas empresas permiten múltiples opciones, lo cual puede ser provechoso para evitar comisiones mayores por pagos, transferencias, mantenimientos, etc.
  • Documentación necesaria. Es otra de las principales diferencias entre estos diferentes mercados. La banca tradicional requiere multitud de papeleos, documentos, certificados, etc. lo cuál vuelve el proceso más lento y tedioso. Mientras que los nuevos prestamistas, a través de la tecnología ofrecen soluciones prácticas basadas en avances tecnológicos, reduciendo al mínimo los documentos necesarios.

Ventajas de los prestamistas b2b con respecto a los bancos

En principio, los bancos convencionales cuentan con la confianza y el respaldo de haber sido la principal opción durante muchos años, lo que lo convierte en un producto ya conocido para los potenciales clientes. Sin embargo, otras opciones están cambiando el panorama, y a continuación, describiremos algunas características que consideramos ventajosas de los prestamistas b2b:

  • Oportunidad de prestamos por cantidades inferiores. Para que muchos bancos acepten ofrecer financiación a otras empresas, se requieren cantidades enormes, que en ocasiones son superiores a los cientos de miles de dólares. Los nuevos prestamistas B2B, entienden que puede haber necesidad de cantidades inferiores, y por eso incluyen en sus ofertas cantidades bajas, desde unos 1000$, que sin duda favorecen su utilización para gastos mas ordinarios.
  • Idóneos para start-ups. Este tipo de empresa está creciendo en popularidad en los últimos años. Y como nueva forma de empresa, tiene diferentes características y diferentes necesidades a las tradicionales. Por tanto, los criterios tan restrictivos que utilizan los bancos para empresas son un impedimento para las Start-ups. Por ello, la flexibilidad que ofrecen los nuevos prestamistas puede ser de vital ayuda para este tipo de empresas del siglo XXI.
  • Validas para puntajes inferiores. En general los bancos tradicionales tienen unos sistemas de validación de riesgo muy estrictos por lo cual si tu puntaje no es excelente complicará mucho la obtención del crédito. Este es uno de los aspectos que los nuevos prestamistas b2b estaban dispuestos a mejorar, y lo consiguen incrementando la confianza sobre el cliente, aunque ello conlleve aumentar los riesgos. De este modo el acceso a dicha financiación es mas sencillo.
  • Financiación mucho más rápida. Al estar totalmente integrados a los nuevos tiempos, los recursos utilizados están a la altura, y la mayor satisfacción al cliente es una de las prioridades. Como uno de los principales aspectos a mejorar eran los tiempos de espera, con ayuda de potentes softwares han conseguido que estos tiempos se hayan reducido a lo mínimo.