6 REGLAS DE ORO para usar los préstamos y créditos


No hagas lo que los demás hacen, haz lo que los demás quisieran hacer y no se atreven: aprende a usar tus préstamos y créditos sabiamente.

Cuando se trata de elegir entre un préstamo personal o una línea de crédito, puede ser de gran utilidad comprender los usos típicos de cada uno de ellos. Igualmente, toma en cuenta las recomendaciones y reglas de oro que te permitirán mantener sano tu historial crediticio y que te garanticen una puerta de financiamiento permanente. Cuando solicitamos préstamos y créditos a cualquier entidad financiera o banco tradicional, ellos realizan un estudio de nuestro perfil personal y financiero para saber si seremos capaces de devolver lo solicitado.

La obtención de ciertos préstamos y créditos, es algo clave para garantizar el flujo de efectivo y asegurar la continuidad de cualquier tipo de operación financiera.

Para el blog de finanzas personales Regions.com, una línea de crédito normalmente se usa para los fondos de emergencia o fines no específicos con un monto final no determinado, que incluye:


  • Realizar mejoras necesarias en el hogar.
  • Resolver problemas en el flujo de efectivo ocasionados por gastos o ingresos fluctuantes, los cuales son más probables si eres un trabajador totalmente independiente.
  • Pagar una cuenta más grande de lo esperado, como gastos médicos o reparaciones de autos, etcétera.


Por otro lado, el préstamo en cuotas también conocido como préstamo personal, se usa normalmente para fines específicos con un total determinado, como, por ejemplo:


  • Pagar una compra única: un auto, un electrodoméstico para el hogar.
  • Cubrir un gasto presupuestado importante: un bautizo, una boda, una ceremonia, un debut de negocio, etc.
  • Consolidar deudas a una tasa de interés más baja que las que normalmente poseen las tarjetas de crédito.
  • Devolver dinero prestado a algún conocido o familiar.
  • Gastos en educación.
  • Mejoras en el hogar usando los préstamos sobre la plusvalía de su hogar



Una vez que entendemos el concepto y uso de los préstamos y créditos, se debe tener claro hacia dónde irá destinado el dinero que solicitamos y cuáles son las 6 reglas de oro para saber usarlos:


  1. Definir el destino. Cuando solicites un préstamo o crédito, debes tener un objetivo claro y no una medida improvisada carente de planeación. De esta manera, evitas llevar la deuda a otros niveles que puedan desestabilizar tu capacidad económica de pago.


Por eso, es importante definir la utilización que se le dará antes de solicitarlo; ya sea, una emergencia, un proyecto o la meta que te hayas trazado.


  1. Medir la capacidad de pago. Esto no sólo te mantendrá lejos de las deudas, sino que mejorará tu puntaje de crédito, construyendo un historial positivo para el futuro. Muchos expertos financieros, aseguran que no debes gastar más de lo que ganas, ni gastar el dinero antes de tenerlo.


También, es fundamental que el préstamo o crédito que solicites, sea proporcional a tu capacidad de pago, no es sano para las finanzas que excedas la petición de un crédito porque probablemente en el futuro, presentarás problemas para pagar algunos gastos adicionales con intereses.

La organización y planificación armoniosa de pagos, es esencial:

  • Asegúrate de elegir correctamente la forma de pago. Si, por ejemplo: deseas comprar bienes de larga duración posponga sus pagos a plazos largos. Los bienes más perecederos, en cambio, deben pagarse mes a mes.


  • Respetar pagar a tiempo, evita los intereses moratorios y tener un historial de crédito negativo en tu buró.


  • Establecer presupuestos que te permitan llevar un control mensual de gastos y revisar tu estado de cuenta.


  1. Entender las condiciones. Para el blog sabermassermas.com, cuando se adquiere una obligación de préstamos y créditos, es fundamental tener un entendimiento de todas las condiciones de establecidas, como:


  • Si la tasa de interés es variable o es fija
  • El valor de tasa de interés mensual y su respectiva conversión anual
  • Cobros adicionales (si es el caso)
  • Comisiones
  • Estudios de crédito
  • Las fechas y valor exacto de los pagos mensuales
  • Las garantías ofrecidas


Este entendimiento de las condiciones establecidas por las entidades bancarias y financieras, permiten un mejor manejo de los préstamos/créditos.


  1. No desviar su utilización. Los préstamos y créditos no se usan para invertir en cosas que no conoces ni controlas. A veces las tentaciones pueden ser muy poderosas y llevan a las personas a gastar los recursos del préstamo/crédito en otros asuntos para los cuales no estaban destinados.


Cuando esto ocurre, las consecuencias pueden frustrar el objetivo principal del crédito y la pérdida de control administrativo sobre los recursos.


  1. Utilízalos para invertir en proyectos propios (activos), preferiblemente con historial o experiencia. Esta es una regla de oro sugerida por Luis Restrepo, Coach en Negocios y especialista en Inteligencia Financiera, asegura que se debe invertir en proyectos preferiblemente con historial o experiencia. Es decir, todo crédito/préstamo tiene una razón de ser y puede utilizarse en pequeños proyectos cuando se esté comenzando un negocio, siempre y cuando, se tengan los conocimientos necesarios para controlar tus propias finanzas.


La idea de emprender, es contar con ciertas cualidades para el mejor manejo de los préstamos y créditos:


  • Mantenerse firme ante las adversidades: Todos en algún momento fallamos; y fallar, es necesario para aprender, crecer y avanzar. Lo importante está en levantarse y seguir luchando con más fuerza hasta lograr el objetivo o meta trazada.


  • Soñar en grande: Aunque tengas que dar pequeños pasos (Baby's Steps) es fundamental que visualices lo que quieres, cómo lo quieres, y hasta dónde quisieras llegar.


  • Saber empezar desde cero: no importa el tiempo que te tome emprender esas ideas, lo esencial es poner en marcha todos esos proyectos que tengas en mente. Busca asesoría, edúcate financieramente, observa y júntate con personas exitosas.


  • Recuerda que todo lleva su tiempo: la paciencia y la perseverancia son claves para que un negocio se vuelva exitoso con los años.


  • Mira hacia el futuro: El préstamo y el crédito, pueden ser una oportunidad grandiosa para lograr todos esos planes que tienes en mente. Utilízalos sabiamente para que tu historial crediticio sea sano y, siempre puedas contar con nuevos créditos a futuro y con un mayor saldo.


  1. Tener un plan de ahorros: Ahorrar, es el hábito más poderoso para fortalecer virtudes como: la paciencia, la perseverancia y el establecimiento de metas a futuro. Y, todas estas virtudes, son esenciales para desarrollar la disciplina que se requiere para lograr objetivos más ambiciosos; que seguro, tendrás más adelante.


El ahorro, es un fondo de emergencia que te permitirá mantener los pagos al día de tus créditos y préstamos sin que estos se conviertan en deudas o generen intereses impagables a futuro. ¡Sal de la deuda o evita que estas se acumulen!

Si no has oído hablar de Cura Deuda, es la reparadora de crédito con más prestigio en el mercado mexicano. Ellos brindan un plan de ahorro personalizado, asesoría legal y financiera gratuita; además, negocian tus deudas con tus entidades crediticias.

Los préstamos y créditos son los instrumentos financieros más usados en el mundo. Para muchos, esto es considerado un mal financiero, ya que existen muchos riesgos y peligros si se usan irresponsablemente, pero si aprendes a manejarlos de manera correcta, mantienes una educación y asesoría financiera al día, podrás disfrutar de los beneficios. ¡Sin problemas!

Redacción: Nazareth Miled