5 formas de ahorrar sin morir en el intento


Ya sea para pagar la educación de tus hijos, las próximas vacaciones o simplemente porque te gusta ver que tienes dinero, tener unos ciertos ahorros siempre es bueno.

Si lo que te falta para ahorrar es disciplina, abrir una cuenta de ahorros es una solución relativamente sencilla que además generalmente no tiene costo alguno, solo dirígete a tu banco o entidad financiera de confianza. En México, casi no escuchamos de los beneficios de una cuenta de ahorro, en cambio las tandas son muy populares. En este caso, las cuentas de ahorro son mucho más beneficiosas ya que generan un pequeño interés positivo, además de que con una tanda corres el riesgo de no tener ninguna protección legal en caso de que no recibas tu dinero.

Las cuentas de ahorro también tienen clasificaciones y son muy distintas unas de las otras, estudia y analiza cual es la que más te conviene de acuerdo al plazo, monto y tipo de interés que desees generar, Financer ofrece algunos consejos sobre cómo escogerlas.

Quizás tu problema no es la cuenta de ahorro, si no la acción de guardar fondos en sí. Es cierto que no es fácil ahorrar, ya que en algunas ocasiones pueden surgir gastos de última ahora. Para que tu cuenta de ahorro no este vacía, y no te ahorques en el intento, tenemos unos cuantos tips que puedes seguir para guardar más dinero:

  • En la compra. Cada semana es casi una visita obligada el supermercado. No tienes que dejar de ir allí, pero sí que hay modos para limitar los gastos. Por ejemplo, es bueno saber qué ofertas hay en los establecimientos. Así puedes comprar los mismos productos gastando menos dinero.
  • Evitar los microgastos. Aunque no te des cuenta, durante el día tienes una serie de gastos que podrías evitar. Si no conoces lo que son los gastos hormiga, te lo decimos aquí. Una vez los ubiques, analiza si realmente los necesitas o existen alternativas más baratas e intenta reducirlos al máximo.
  • Reducir el gasto en electricidad. No dejes aparatos eléctricos encendidos cuando no los estés usando. Aunque no reducirán a 0 tu factura, si que notarás un ahorro a fin de mes.
  • No malgastar el agua. Cierra el grifo cuando no estés utilizando el agua, por ejemplo, en el momento de lavarte los dientes, afeitándote o enjabonándote tu cuerpo. Piensa que en solo un minuto puedes desperdiciar hasta 10 litros de agua.
  • Planifica un gasto mensual. Sabes lo que cobras. Entonces también puedes mirar lo que gastas. Aunque no lo puedas calcular a ciencia cierta (siempre hay gastos imprevistos), piensa en un monto e intenta ceñirte a esta cantidad. Al cabo de un tiempo notarás cómo vas ahorrando.

Como puedes ver hay muchas formas de ahorro. Aquí solo te listamos unas pocas, pero hay muchas más. Si te lo propones, ahorrar será más fácil de lo que piensas.